Encontrar un profesional médico
¿Busca una cobertura de seguro?
Descubra cómo MSH puede ayudarle a encontrar su proveedor médico
¿Ya es miembro?
Inicie sesión para buscar un proveedor médico
Comercial
Servicio de gestión
Equipo comercial para particulares
De 9:00 a 18:00 (CET)
Enviarnos un correo electrónico
Equipo comercial para empresas
De 9:00 a 18:00 (CET)
Enviarnos un correo electrónico
La vivencia de regresar al hogar forma parte integrante de la experiencia del expatriado en su conjunto, aunque no es tan sugerente ni estimulante como la que se siente al embarcarse en una nueva aventura, pero no por ello entraña emociones menos poderosas. Su regreso a casa despertará diferentes reacciones entre familiares y amigos, al igual que cuando anunció que iba a mudarse al extranjero: alegría, alivio, decepción, tristeza o enojo... ¡Es otro cambio que requerirá una planificación cuidadosa!

Planificar su salida: la primera etapa del regreso al hogar

Las circunstancias de su regreso influirán en cómo se sienta ante tal tesitura. Hay tres factores fundamentales que harán que el trago sea más dulce o más amargo:
  1. Si regresa a casa por decisión propia o no.
  2. Cuánto tiempo haya estado viviendo en el extranjero.
  3. Qué trato haya mantenido con sus amigos y familia mientras haya estado fuera.
La vivencia de cada regreso es distinta, según cómo interactúen estos tres aspectos.

Dejar un lugar donde se ha vivido viene a ser como una separación, por lo que conviene festejar las despedidas o el adiós y guardar con cariño recuerdos a los que aferrarse. Una fiesta de despedida es muy emotiva y simbólica, tanto para los adultos como para los más pequeños. Como indicador social y emocional de lo que se dispone a dejar atrás, puede ayudarle a afrontar los sentimientos de pérdida y compensar la ausencia con valiosas expresiones de gratitud y regalos que podrá conservar.

Prepárese para sentirse diferente

Usted y su familia habrán cambiado, pues vivir en el extranjero fomenta cambios en la identidad (en distinto grado según cuánto tiempo haya permanecido en el extranjero y las diferencias culturales que haya absorbido), pero la vida en su país de origen también habrá evolucionado. Sus amigos y familia también habrán cambiado y la sensación de no estar en completa sintonía con ellos, mezclada con una falta de comprensión, puede resultar fuerte y dolorosa. Siempre asombra ese inevitable sentimiento de "extranjería" cuando uno lo experimenta por primera vez en su propio país.
Por eso conviene comentar con los más pequeños, en una reunión familiar, por ejemplo, que es natural que noten una sensación de desarraigo los primeros días del regreso al hogar. Al entender esas sensaciones, los niños las aceptarán con más naturalidad.

El regreso al hogar como proyecto familiar

Planificar un proyecto de regreso al hogar puede fomentar un estado de ánimo positivo. Haga una lista de las ventajas y desventajas, esperanzas y temores de cada miembro de la familia. También pueden hablar de los sentimientos de felicidad que traerá consigo el regreso, pensar en volver a juntarse con amigos y familiares, y en el final de una etapa de la vida, si es el caso. Anímelos a ser curiosos y aprender de los demás, pero también a relatar aspectos de lo que han vivido fuera. Y si no regresan a casa por decisión propia, sopese cómo pueden trabajar juntos para superar el periodo de transición. ¿Qué puede hacer para superar la ausencia de la vida que ha dejado atrás? Puede organizar una vez a la semana una sesión gastronómica de especialidades del lugar donde ha vivido, darse de alta en una asociación cultural, lingüística o deportiva de ese país, o idear algún modo práctico de mantener los lazos con los amigos que dejó atrás. A veces, mudarse a un lugar donde se respire un ambiente internacional puede contribuir a suavizar el aterrizaje.

Vivir el presente

Lo importante es estar satisfechos con su vida presente, a la vez que guarda en sí el recuerdo de las experiencias vividas y se vale de ellas para poder afrontar tiempos más difíciles. El regreso al hogar puede resultar una de las etapas más complicadas del proyecto de expatriación, pero afortunadamente es efímera. No en vano, la propia capacidad de adaptación que desarrolló viviendo en el extranjero es su mejor arma para volver a acostumbrarse a la vida cotidiana.
Todas las preguntas más frecuentes
Consulte las respuestas a las preguntas más frecuentes de clientes de todo el mundo
¿Desea saber más?
Encuentre el plan idóneo para usted en tan solo unos clics
Contacte con nuestro equipo de especialistas
Le atendemos 24 horas al día, 7 días a la semana en su idioma